sábado, 23 de septiembre de 2006

Te amo con filosofía


Te amo con filosofía

Te amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo?...

Me enamoré de ti cuando comprendí que eres único y la prueba de amor que te tengo es dejarte vivir libremente: Libre para amarme, libre para estar conmigo, libre para que por voluntar propia decidas quedarte conmigo.

Duele el amor cuando lejos estás… y aunque estoy conciente que amar es necesariamente es vernos a los ojos, sino enfocar nuestra mirada a la misma dirección.

Te amo con locura, ¿qué otra manera de amar existe? Te amo como con esa amistad de momentos eróticos… te amo en esa declaración de amor es la que no se hace; porque mucho me haces sentir y las palabras sobran.

Todos los problemas tienen la misma raíz: el miedo, que desaparece gracias al amor mutuo; pero el amor nos da miedo, porque quien bien te quiere, alguna vez te hará llorar. Y eso pasa porque cuando se es amado, no se duda de nada, pero uno es quien ama se duda de todo. Por eso amemos los dos y desparezcamos esas dudas y temores. Puede haber amor sin celos, pero jamás sin temores.

Ahora entiendo al amor: en un asunto de locos. La locura de amarnos da más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca.

No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay. Uno debería estar siempre enamorado. Pero si no te quieren como tú quieres que te quieran, ¿qué importa que te quieran?...

El verdadero paraíso no está en el cielo, sino en tu boca, en cada palabra, en cada frase, en cada beso dado y detenido, en cada grito y cada silencio.

Te amo y lo que yo hago por amor, va más allá del bien y del mal, porque no hay medidas para amarte; la única medida del amor que te tengo es amarte sin medida. Tan real es este amor que no te exijo: sólo te ofrezco… porque en el verdadero amor no manda nadie; obedecen dos.

El amor es una bellísima flor, pero hay que tener el coraje de ir a recogerla al borde de un precipicio. Así estoy yo, pero no temo, porque amar vale la pena… y tú más aún.

Te amo por esa capacidad de reír juntos. Por modificar mi idea del espacio y el tiempo: ahora entiendo que el camino y la espera no son tan largas cuando miro que al final estás tú de brazo abiertos aguardándome.

Ahora entiendo el concepto del amor ciego: impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen. Pero además de ciego tiene alas: ciego para no ver los obstáculos y alas para salvarnos de los peligros.

Quien no haya amado apasionadamente ignora la mitad más hermosa de su vida... y lo más hermoso de mi vida está ahora presente contigo.

Te amo así, con filosofía de amor.


Julia Valenzuela

6 comentarios:

Anónimo dijo...

realmente me impresionaste con este te amo con filosofia , realmente espero seguir leyemndo tus poemas , realmente , eres genial en tu forma de pensar traspasada a tus escritops , te felicito eres un poema en lkineas y de corazon te felicito claudio

Julia Valenzuela dijo...

Qué ambale... muchas gracias. Espwero igaul te gusten los emás. Saludos de Sonora, México.

flor isamar montoya suarez dijo...

me encanto felicidades...

flor isamar montoya suarez dijo...

me encanto felicidades...

flor isamar montoya suarez dijo...

me encanto felicidades...

Julia Valenzuela López dijo...

Gracias :)